Vanguardias, champagne y Juan Emar

Juan Emar pasó gran parte de su vida en Francia: su juventud en Paris y su madurez en Cannes. Hoy vamos a hacer una aproximación al Paris de los años veinte, una ciudad que sirvió a nuestro autor como escenario de algunos de los mejores relatos que componen Diez, y en la cual se puede ver la influencia que ejerció sobre nuestro invitado de honor.

Sin título11
Tras cuatro años de guerra, París por fin dejó atrás el siglo XIX y entró de lleno en el XX, cuando la locura, la rebeldía y la magia se dieron cita en esta ciudad, se convirtió en el centro de los experimentos culturales de artistas e intelectuales del momento, retando así a las artes oficiales establecidas y llevando a cabo una revolución cultural y social.
Toda la juventud quiso formar parte de este renacer y olvidar el sacrificio de la Gran Guerra que consumió al continente europeo. La capital francesa se convirtió en el centro neurálgico de los placeres, la noche y la diversión. Atraídos por este nuevo escenario de libertad, escritores como Ernest Hemingway o Francis Scott Fitzgerald, llegaron a París escapando de las prohibiciones morales de Estados Unidos.
Las artes en esta década pretendían liberarse de todos los cánones establecidos y del letargo social. Querían abrir un camino paralelo a la razón y mostrar su propio mundo. En este sentido, las fantasmagorías de Georges Méliès o las desventuras hilarantes de Max Linder sirvieron como ejemplo para manipular y transformar la realidad, haciendo posible la creación de otra realidad, ya fuera en la escritura, la pintura o el cine.
Sin título Los protagonistas de esta década enfatizaron en la importancia del subconsciente y la irracionalidad. La sublimación de los sueños y la libre experimentación con las formas presidieron todos los intentos creativos. Fue un tiempo de ruptura de tradiciones y de invención sin medida. Ello coincidió con los avances científicos y tecnológicos que permitieron considerar otros puntos de vista en la expresión artística y facilitó los medios de elaboración del producto cultural. La esencia de los símbolos, de las metáforas, de la sustitución de unos valores por otros desembocó en una reforma de la apreciación y en un arte libre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cairo, 1966: el olor a libertad

Blog de la novela «Ese olor» (Tilka al-rāʾiḥah) del escritor egipcio Sonallah Ibrahim, publicada por primera vez en castellano por Libros de la Ballena.

Criadero de curas

Una novela de Alejandro Sawa

elmundodeemar

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: