El amaestramiento humano o «El perro amaestrado»

thump_7549340ahumada-agustinasSe dice que los perros tienen un sentido superior en dirección y olfato, un par de características por lo que son considerados como una extensión más del hombre.

Nuestro mejor amigo, como popularmente se le llama, ha sido relacionado con la muerte en la mitología universal pues suelen ser descritos como los guías en las esferas de lo conocido y desconocido (de la vida y la muerte, de lo humano y lo animal, etcétera).

Juan Emar juega con la figura del perro y su relación con el hombre. De ahí las consecuencias, como lo narra él mismo en su cuento «El perro amaestrado», de todo lo que le puede pasar al interceptar violentamente al transeúnte número 16, y no otro.

«—Todo transeúnte es un absurdo. Cada ser humano cuando está quieto o cuando se entrega a sus actividades o satisface sus necesidades vitales puede ser razonable. Pero al convertirse en transeúnte se convierte en un absurdo. Amigos, ¡hay que vengar tal absurdo!

Entonces hicimos lo siguiente:

Cada noche, en una habitación oscura de la planta baja de mi casa —cuya ventana sobre la calle estaba protegida por una reja colonial—, nos agazapábamos nosotros tres y el perro».

«¡Zus!».

«Designamos como víctima al decimosexto transeúnte que nos cruzara; luego, al trigésimo segundo; luego, al cuadragésimo octavo, etcétera. Siempre de dieciséis en dieciséis».

«¿Quién irá a ser el decimosexto? ¿Cómo irá a ser? ¿Qué ocupaciones y preocupaciones ha tenido durante el día? ¿Cuál de entre ellas lo ha empujado a entrar en la noche de las calles? Si es hombre, ¿tendrá una mujer? Si la tiene, ¿la amará? ¿Y si es mujer? —porque a las mujeres tampoco las perdonábamos; una mujer, al ir por las aceras, es igualmente transeúnte que un hombre—. Al regresar a su domicilio, ¿irá a encontrar en él a un niño indiferente a su herida? ¿O a una viejecita que va a alarmarse hasta la insensatez? ¿O a dos amigos burlones que van a reír por lo ridículo del hecho? ¿O no va a encontrar a nadie?».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cairo, 1966: el olor a libertad

Blog de la novela «Ese olor» (Tilka al-rāʾiḥah) del escritor egipcio Sonallah Ibrahim, publicada por primera vez en castellano por Libros de la Ballena.

Criadero de curas

Una novela de Alejandro Sawa

elmundodeemar

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: