Un pijama azul marino

Un pijama azul marino, eso fue lo primero que Pablo Neruda recordaba cuando en su juventud conoció a Juan Emar. Un pijama azul Imagenbrillante fue la vestimenta que este harto de la vida decidió como uniforme de batalla. Enfundado en ese pijama fue que escribió 1000 páginas de una novela que no terminaría. De celeste fue que empuñó el pincel con el que daría forma y acabado a más de veinte cuadros.

Podría parecer irrelevante sin embargo ese pijama azul, que el hijo de Eliodoro Yáñez acompañaba con un elegante sombrero de copa, no solo era la muestra de su desinterés por cualquier actividad productiva laboral, era una declaratoria ante la vida. Tanto quiso dejar de ser él mismo que se convirtió en un paria; del mundo artístico que le rodeaba, de su familia, de la vida misma.

Un terreno donde queda expreso lo particular y excéntrico de la vida de Emar era su vida amorosa: un completo enredo.  En 1928 mantenía una relación con la francesa , modelo de los pintores de Montparnasse, más conocida como Pépéche.  El pintor, también chileno, Luis Vargas Rosas quien se encontraba en París y frecuentaba a Bianchi escribió en una carta  a Henriette Petite, su esposa: “Anoche se suicidó Pépéche, con Calmina y Dial, pero esta mañana despertó. Vi a Pilo muy nervioso anoche, pero hoy ya está más tranquilo y se ríe”.

Este amorío tuvo lugar durante los meses de la separación de Emar y su primera esposa, Herminia Yáñez. Para ninguno la separación representó algún problema o dolor ya que  para entonces su esposa sostenía un romance con un artista de circo, de origen húngaro.

Dos años más tarde, Emar viajó a Chile para casarse con Gabriela Rivadeneira, quien según el mismo Vargas Rosas, estaba enamorada del también pintor desde siempre. Emar volvió a París con su nueva esposa, bastante más joven que él que, al menos por un tiempo, dio orden a su vida sin embargo la bancarrota familiar lo llevó de vuelta a Chile donde a partir de 1932 se dedicó por completo a la escritura. El resto de la historia creo que ya la saben.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cairo, 1966: el olor a libertad

Blog de la novela «Ese olor» (Tilka al-rāʾiḥah) del escritor egipcio Sonallah Ibrahim, publicada por primera vez en castellano por Libros de la Ballena.

Criadero de curas

Una novela de Alejandro Sawa

elmundodeemar

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: