De unicornios etíopes y submarinos

Juan Emar nos invita en Diez. Cuatro animales, Tres mujeres, Dos sitios y Un vicio a un viaje. Pero no una travesía al uso, con destino fijo. Emar tiene la capacidad de sorprender al lector, desde la vivienda de un colega que dice haber perdido su personalidad hasta la falda de la pirámide de Keops. El viaje físico y fantasioso es también un viaje interior, una demostración de la desbordante creatividad del autor chileno, una imaginación que se sale del vaso y da cuenta de que otra realidad es posible.

Uno de los relatos en los que mejor se descubre este potente universo es El unicornio, una extravagante historia que llevará a nuestro narrador de Valparaíso a tierras africanas, donde buscará sin descanso a un unicorio etíope que alberga un valioso fruto. ¡Incluso una vuelta en submarino! En este cuento también está muy presente peculiar humor de Emar, su ironía, como puede disfrutarse en este breve fragmento que os avanzamos:

“El unicornio habita en las selvas de los confines de la Etiopía.Unicornio
El unicornio se alimenta únicamente de los pétalos fragantes de los nenúfares dormidos.
Ello no quita que su excremento sea extremadamente fétido.
El unicornio, para sus horas de reposo, fabrica con su cuerno único vastas grutas en la tierra muelle de los pantanos. De lo alto de estas grutas cuelgan estalactitas de ámbar y arañas velludas de un hilo de plata.
El unicornio no se domestica. Cuando divisa al hombre se volatiliza todo él, salvo su cuerno que cae a tierra y queda recto sobre ella. Luego echa hojas dentadas y frutos encarnados. Se le conoce entonces con el nombre de «El Árbol de la Quietud».
Sus frutos, mezclados a la leche, son el más violento veneno para las muchachas en flor. Esto, Marcel Proust lo ignoraba. De haberlo sabido, se hubiese evitado varios volúmenes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cairo, 1966: el olor a libertad

Blog de la novela «Ese olor» (Tilka al-rāʾiḥah) del escritor egipcio Sonallah Ibrahim, publicada por primera vez en castellano por Libros de la Ballena.

Criadero de curas

Una novela de Alejandro Sawa

elmundodeemar

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: